Saltar al contenido
>

Fruta… en la dieta carnívora
¿Hay beneficios de comer fruta (con carne)?

Mi madre ha dejado de preocuparse tanto por mí porque le he dicho que después de casi 1 año siguiendo una dieta de sólo carne… he empezado a incorporar fruta.

No fue por necesidad sino por experimento.

Veréis, cuando llevas tiempo con un protocolo y te sientes de cierta manera, no sabes si puedes estar mejor… o peor. ¿Estoy en mi máximo esplendor? ¿puedo aún sentirme con más energía?

Claro, tu «punto de partida» en cuanto a energía cambia y al cabo de un tiempo, ese nivel de energía pasa a ser tu «nueva normalidad».

Para mí, empezar a seguir la dieta carnívora hace unos 10 meses, fue un cambio radical porque venía de 6 años con dietas veganas y vegetarianas. A las pocas semanas me di cuenta que había estado viviendo en una mentira. Que esa niebla mental que sentía en dietas de sólo plantas no era natural. No era normal.

cómic dieta carnivora

Desde empezar a comer sólo carne me he sentido con unos niveles de energía muy estables en mi día a día, pero no quería volver a caer en la misma trampa.

¿Podía sentirme mejor? una pregunta que me vino a la cabeza cuando empecé a ver a los americanos carnívoros (que siempre van un paso por delante) incorporando un poco de miel y frutas en su dieta basada en carne.

Antes de que se me pasara por la cabeza hacerme platos carnívoros con un bol de fruta a modo de experimento, lo primero que hice fue hacer el zoom out, vista de pájaro, y preguntarme si una dieta con fruta (no de fruta, sino con fruta) es algo que nuestros ancestros podrían haber comido.

Fijaros que como más ancestral sea una dieta, una manera de alimentarnos, menos inflamación hay, lo que se traduce en más energía y menos enfermedades. Así que uno de los requisitos era considerar si nuestros ancestros podrían haber estado comiendo fruta y sobretodo… en qué frecuencia.

¿Es bueno comer fruta?

Cuantos más años pasan, más escuchamos que la carne nos matará. Especialmente la roja. Pero mirándolo desde un contexto natural, ¿cómo puede ser que la carne que nos hizo humanos de pronto sea mala para la salud? y más considerando que la naturaleza se toma miles de años en hacer cambios evolutivos.

No me costó desechar los vegetales, dejar de comer verduras por los problemas de salud que me causaron. Empezando por un barrigón de embarazada que solucioné en 5 semanas de sólo comer carne.

Cuando hice el zoom out, la vista de pájaro para ver cómo interactuaban nuestros ancestros con las verduras me di cuenta que no tenían ningún sentido.

¿Y la fruta? pues le tendremos que aplicar la misma lógica, ¿no? si tenemos claro que los animales jugaron un rol central en nuestra historia (por eso las pinturas rupestres están llenas de historias de caza), tendremos que mirar cómo hubiéramos interactuado con los dos tipos de alimentos: carne y fruta.

Pero antes, vayamos al otro lado. Al lado más extremo de la balanza. ▼

Algunos me han llamado extremista por sólo comer carne, para mí más extremista es comer algo por lo que no estamos diseñado para absorber: las plantas. Aún así, existen los veganos, los veganos crudos (que sólo comen plantas sin cocinar), y una forma de ser vegano crudo es… siendo frugívoro. Una dieta que es de todo… menos «fructífera» para tu salud. Son los que exclusivamente comen fruta.

¿Es bueno comer sólo fruta?

Una dieta de comer solo fruta es mala para la salud porque no contiene vitaminas liposolubles. No hay proteínas, hierro, calcio, vitaminas de la familia B, omega 3 y zinc… Pasa lo mismo con la vegana o cualquier otra dieta que elimine (o limite los productos de origen animal): deficiencias.

He visto multitud de youtubers a los que se les ha ido la olla. Youtuber que siguen una dieta 100% de fruta, que publican libros alabando su dieta frugívora, y que hasta obligan a sus bebés a no comer nada de carne.

Cuando veis el estado de malnutrición, sin grasa de esos pobre chiquillos, inmediatamente piensas en como es posible que los servicios sociales aún no se los hayan arrebatado de esos «padres». ▲

Una dieta de sólo fruta y verdura

No es discutible que añadir verdura a una dieta de fruta, sea mejor que comer sólo fruta si seguimos obviando los productos animales.

Una dieta de sólo fruta y verdura es, al fin y al cabo, una dieta vegana, y hay montones de argumentos antiveganos que no me he cansado de repetir una y otra vez.

Hoy el episodio no va de antiveganismo, pero tenía que hacer referencia. Hoy va de mi experiencia incorporando fruta con la carnívora. ▼

Razones por las que comer fruta

Llevaba 10 meses sin comer verduras… ni frutas. ¿Y sabéis qué? seguiré sin comer verduras. Esto lo tengo clarísimo… En cambio, si tiene sentido hacer de la carne (de pasto) la base de nuestra dieta. Los motivos no son pocos:

  • El pH de nuestros estómagos. Similar al de los lobos y las hienas. Mil veces más ácidos que el de los chimpancés.
  • Nuestras vesícula biliar, diseñada para liberar bilis. Para procesar grasa.
  • Las vitamina liposolubles que sólo se encuentran en la carne, en la grasa animal… y que nuestro cerebro necesita tanto para crecer como para funcionar.

Vamos, que no se puede tener una salud óptima sin carne. ▲

Normal que todo esto me hizo pensar que estábamos diseñados para comer sólo carne.

Tenemos un sistema visual para detectarla

En su momento deseché la fruta igual que ella quiere que la caguemos para reproducirlo. Me cagué en la fruta igual porque el árbol frutal quiere que caguemos la fruta para reproducirse. ▼

Sigo sosteniendo mi argumento de que somos las presa de este árbol, creando la fruta para que sea comida.

Igual que un huevo donde la clara nutre la yema, cuando un ser vivo se come una fruta y la defeca, la mi3rda nutre la semilla para que el árbol se reproduzca con éxito.

Lo que fallé en ver, es en el hecho de que aunque seamos su presa, no significa necesariamente que tenga que ser una desventaja para nosotros. Me imaginaba en una araña capturando a un insecto, o un león corriendo hacia un gacela…

Fallé en ver que en la naturaleza también se crean sinergías. Que todo son sinergías al fin y al cabo. La caza de un animal no termina ahí. La descomposición, la nutrición de los suelos terminan formando parte del ciclo de la vida, tal como nos enseñó Mufasa.

cita-de-mufasa

Es irónico que fallara en ver esto, cuando nuestros sistemas visuales evolucionaron para ver las frutas.

El carnívoro Aurelius apuntó a un investigador: Stanley Coren que ha señalado que desarrollamos nuestro sistema visual para captar tooooda esta paleta de colores por un buen motivo.

La naturaleza no evoluciona las cosas porque sí. Siempre hay una razón evolutiva detrás, y según el bueno de Stanley, nuestro sistema visual está tan desarrollado, para poder apuntar y seleccionar las frutas más dulces y que brillen más que mi calva al sol costarricense. Los humanos tenemos visión tricromática, que significa que vemos:

  • Azules
  • Amarillos
  • Rojos

En cambio otros carnívoros «facultativos» (igual que nosotros) como las hienas y los lobos, normalmente no ven los colores de una forma tan viva. El argumento es que si estuviéramos hechos para comer solamente carne, no habría ninguna necesidad de esta agudeza visual.

Que seamos carnívoros «factultativos» no significa que podamos ser más o menos «factultativos» que otras especies. Que haya distintos niveles, y al parecer, según esto, nuestro nivel implicaría comer más fruta que otros carnívoros factultativos. ▲▼

Somos sensibles a la dulzura

¿Por qué tenemos sensibilidad por la comida dulce? una sensibilidad que la industria del azúcar aprovecha, claro.

Si nos comparamos con hipercarnívoros como los leones o tigres, no es de extrañar que los humanos tengamos mayor sensibilidad a la dulzura… por esto siempre caigo indefenso en los juegos emocionales de cualquier tía que me presta atención.

Los hipercarnívoros están en una «sintonía beethoviana» con el sabor de los aminoácidos, pero el humano medio en general piensa que la carne tiene un sabor bueno… pero plano. Como la Tierra (no, por favor).

Quizás encontramos que este sabor es plano porque estamos hechos para desear hincar el diente en toda la fruta que podamos. Pero… el hecho de que nuestros cuerpos quieran algo dulce, no significa que sea lo óptimo… ¿o quizás sí? ¿y si es una señal instintiva que intentamos no escuchar? ▲

Procesamos la glucólisis

¿Por qué ha hecho la naturaleza que queramos dulce, si no? ▼

Desafortunadamente para los que (como yo) han seguido una dieta baja en carbohidratos (cetogénica, como la carnívora), nunca puedes desprenderte de la glucosa por mucho que lo intentes.

Esto me hizo plantearme, ¿para que querrías deshacerte de algo que corre por tus venas todo el rato? literalmente.

Con el azúcar/fructosa sucede lo mismo que cuando aprendimos desmintiendo la mentira del colesterol malo: ¿cómo puede ser que algo que nuestro cuerpo produce y siempre tenemos en la sangre sea algo inherentemente tóxico?

Mis brazos son de risa. Los músculos de mis brazos son los que me cuesta más hacer crecer. ¿Qué puedo hacer al respecto? bueno. Hay dos opciones.

  • Vestir manga larga todas las estaciones del años y hacer como que no existen para que termine empeorando el problema.
  • Intentar reventarlos (con cabeza) en el gimnasio priorizándolo por encima de todo lo demás.

Quizás con la glucosa también hacemos lo de taparnos los ojos porque casualmente, evitar la glucosa… lleva a problemas con el metabolismo de glucosa.

Se ha demostrado que comer miel, baja el azúcar en sangre. ¿Cómo puede ser que comer azúcar… baje el azúcar? ¿no era tan malo?

Los de la comunidad carnívora han empezado a considerar que los que tienen niveles altos (sobretodo constante y duradero) de azúcar en sangre, no es por culpa de consumir demasiado azúcar, sino por un problema subyacente. Se argumenta que la resistencia a la insulina podría ser causada, no por el azúcar, sino que sea causada por meterse demasiados alimentos insulinogénicos.

No sería lo mismo comerte unas bayas, miel o frutas con azúcar en forma de fructosa, que una CacaCola. ▲

Volvemos a la falta de flexibilidad metabólica. A un metabolismo dañado para metabolizar glucosa haciendo que esta no se oxide correctamente. ▼

Cuando hablé de esta dieta en la que no se comen ni frutas ni verduras, ya comentamos que la fructosa (como la que hay en la fruta y la miel) no eleva la insulina. Los que hace es entrar en las mitocondrias (las centrales nucleares dentro de las células) sin elevarla.

¿Y qué pasa con esto Pau? pues que cuando entra, puede ayudar a restaurar la oxidación de la glucosa, lo que permitiría que los niveles de glucosa en sangre caigan a medida que aumenta la absorción normal.

Algo que no sucede con un plato de pasta… que si nos eleva la insulina hasta el estrellato. Por eso te dan ganas de meterte una buena siesta.

En cambio la fructosa ayuda a «alimentar» el hígado haciendo que pueda, tanto eliminar como digerir correctamente la glucosa. Y no sólo esto, porque otros estudios han enseñado como la fructosa aumenta la tasa metabólica ayudando a restaurar algunas deficiencias del metabolismo de los carbohidratos que ocurren a medida que vamos envejeciendo. ▲▼

Los intestinos frugívoros de los humanos

«Pero un momento Pau… ¿entonces me estás diciendo que estamos hechos para comer mucha carne… y fruta?»

Esto es exactamente lo que estoy diciendo. Con esto parece que tenemos un sistema digestivo es híbrido.

Veréis, he argumentado más de una vez que tenemos el sistema digestivo de un carnívoro facultativo. En este aspecto no nos parecemos en nada ni a un hipercarnívoro como leones y tigres, pero tampoco somos nada similares ni a una cabra ni a una vaca.

Hay cero dudas de que nuestro sistema digestivo está perfectamente diseñado para consumir carne. Con un pH ácido, muy ácido (unas 1.000 veces más que los chimpancés), seguramente por nuestro pasado de carroñero, robando carne en manada. Pues claro que necesitáramos un estómago ácido.

¿Por qué os pensáis si no que todas esas personas que siguen una dieta bajas en grasas terminan con problemas de vesícula biliar? La bilis es un órgano esencial para procesar grasa. Tiene sentido que lo j0derás si no le das uso. ¡Para algo lo tienes!

Normal entonces que la dieta carnívora sea la reina de las dietas anti-inflamatorias. A mí me curó el síndrome del intestino irritable. Cuando me desprendí por completo de las verduras, sistemáticamente dejé de meterme esa lista enorme de antinutrientes… ▲▼

La pregunta es… ¿puede que nuestro sistema digestivo (a parte de la carne) esté también diseñado para comer fruta?

A diferencia de las verduras, la digestión de fruta y carne se parece mucho más porque ciertas encimas entran en juego. Por esto, el proceso se centra en el intestino delgado y no en el colon como los simios que sí comen vegetales. Porque ahí, en el colon, entran en juego estas encimas.

proporciones sistema digestivo

Si nos ponemos a comprar el intestino delgado entre simios, vemos que nuestro intestino delgado es mucho más parecido al del mono araña. Un mono de cerebro bien desarrollado que obtiene el 75% de su energía de la fruta.

Menciono el cerebro de este monito porque nuestro ratio cerebro-intestino es también similar a otros simios frugívoros.

Sería en este aspecto que nos haría diferenciarnos (digestivamente) de lobos y hienas. Pero otra cosa que nos haría diferenciarnos de ellos es… la cabeza. El cerebro. Este es lógico, pero mirémoslo desde otro prisma, porque resulta que nuestro ratio cerebro-intestino delgado es similar al de este mono también.

capacidad craneal

O sea que tenemos los intestinos, el interior tanto de un carnívoro facultativo, como de un simio frugívoro. Somos un maldito híbrido. ▲

Algo que nos hace especiales… como cualquier otra especie de la Tierra, que tiene algo especial.

La fuente más accesible de vitamina C

Aprendimos como la carne fresca contiene vitamina C. Que de hecho se utilizaba la carne fresca de caballos muertos en las batallas napoleónicas para curar el escorbuto.

Pero aquí hay un problemilla… ¿tienes acceso a carne fresca de pasto acabada de cortar a diario? la respuesta seguramente es no. Al menos yo no tengo acceso tan a menudo, y menos si estoy viajando que tengo que remover cielo y tierra para encontrar un buen proveedor.

Aunque os confieso que quiero aprender a cazar.

Lo que quiero decir es que en un contexto menos natural como es la sociedad avanzada en la que vivimos, la vitamina C es escasa en la carne porque normalmente no compramos la carne acabada de cazar.

Así que antes que un suplemento, nada mejor que una fruta de temporada donde tengas de sobras.

Los beneficios de la fruta

Pero siguiendo mi investigación he encontrado cosas muy interesantes que me han hecho cuestionar (otra vez), lo que sabía. O más bien, lo que desconocía. ▼

Acelera el metabolismo

Los que hemos seguido una dieta basada en productos animales sosteníamos que el azúcar no es esencial. No importa si es como carbohidratos complejos o la fructosa del azúcar.

Sigo remarcando que podemos sobrevivir sin ninguno de estos dos pero… esto tampoco quiere decir no comerlos nunca, nunca.

Algo que había omitido por completo y que me di cuenta gracias a algunos carnívoros americanos, es que el azúcar vía fruta envía señales metabólicas y hormonales… mediada por el estrés, la salud del hígado y la tiroides.

La fructosa sería vital para indicarle a nuestros cuerpos serranos que aceleren el metabolismo porque estamos en un entorno de abundancia calórica.

Claro, lo opuesto también sucedería cuando estamos haciendo ayuno intermitente.

Cuando necesitamos procesar nuestras grasas para que se oxiden y generen energía (especialmente si se hace rápidamente), es un signo de estado de hambruna prolongada.

¿Cuál es la respuesta? todos la conocemos: se incrementa el estrés y los tiroides bajan revoluciones igual que el metabolismo, para ayudar a retener la grasa corporal después de haberla metabolizado para obtener esa energía.

Es lo que algunos como yo empezamos a experimentar cuando nos pasamos a la carnívoro, metiéndonos como 500-1.000 calorías más sin ganar nada de peso.

O sea que la fruta nos ayudaría a acelerar el metabolismo por la señalización, la sensación de abundancia que le daríamos al cuerpo. ▲▼

Tener tiroides saludables

Pero lo más extraodinario de incorporar fruta con la carne, es que soluciona un problema inherente de la dieta carnívora de lo que se ha especulado mucho: la tiroides.

La tiroides es una glándula que tenemos en el cuello y tiene forma de mariposa. Es la encargada de todos los procesos energéticos. La que lleva la batuta a nuestros niveles de energía.

Si no te funcionan bien, es una maldita pesadilla porque no deja de ser uno de los mayores determinantes para la salud y donde ha habido más controversia, ya no en la carnívora, sino en la dieta cetogénica. Por eso he remarcado más de una vez que tiene todo el sentido del mundo rotar unos días de hidratos. No de hacer una carnívora o cetogénica pura, si no de que fuera más como una dieta cetogénica cíclica. Cada 2 fines de semana meternos hidratos, revertirla.

Se ve más claro con alguna evidencia donde siguieron a sujetos que llevaban una dieta keto (alta en grasas casi sin hidratos), y se vio que más en el largo plazo que otra cosa, (uno y dos) como esta dieta bajó el T3 (una hormona tiroidea).

estudios tiroides

Sinceramente yo no me sigo los marcadores hormonales de forma regular, pero he visto carnívoros experimentados que durante un par de años, sus glándulas empezaron a funcionar algo mal. Supongo que por seguir una carnívora muy (muy) estricta sin rotar carbohidratos. Sin ciclarlos como he estado haciendo yo.

Pensad que este tipo de hormonas que nos salen de la mariposa del cuello regula funciones del cuerpo que son vitales como:

  • La respiración
  • Los latidos del corazón
  • La fuerza muscular
  • Nuestra temperatura
  • Y en el caso de las mujeres, también la menstruación
  • O hasta la conversión del colesterol en las hormonas que nos protegen

Incorporar algo de fruta sería una sinergía en sí misma porque los carbohidratos son esenciales para la salud de las tiroides… y a su vez las hormonas tiroideas son esenciales para mantener y regular el metabolismo energético de los carbohidratos.

Es una espiral positiva.

También he mencionado alguna vez como hay un porcentaje del cerebro (un 20-30% o así) que necesita glucosa para funcionar. Que casualmente son las partes del cerebro que regulan las tiroides, hipotálamo y la glándula pituitaria. De hecho la principal hormona reguladora, la TSH, parte de su composición es… glucosa.

Un motivo de peso para probar de incorporar fruta de postre después de nuestro plataco de carne. ▲▼

Bajar niveles de estrés

Pero además es que el cuerpo está usando las señales de la fructosa para desestresarse. ¿Podemos vivir sin fructosa? sin duda. No quiere decir que siempre queramos estar en ese estado.

Quizás por esto el hecho de comer azúcar sienta tan bien, porque hay una respuesta antiestrés del cuerpo. Claro que hay tipos y tipos de azúcar, aquí el argumento es como reacciona el tipo de azúcar de la fruta, la fructosa con el cuerpo.

Y es que la fructosa es muy importante para el hígado porque cuando se agota el glucógeno hepático, nuestro cuerpo tiene que activar la respuesta al estrés para convertir proteínas en glucosa para la sangre y hacer un cambio de marcha. Un cambio de marcha que implica pasar a la quema de grasas para reducir el uso de glucosa.

¿Cómo lo hace? pues primero aumentando el glucagón (buen nombre…) y después con el cortisol y la adrenalina.

Claro como la fructosa va primero al hígado para que nuestro cuerpo la procese, lo que sucede es que la fructosa llena antes que nada las reservas de glucógeno del hígado. Es verdad que también llena las reservas del glucógeno en los otros órganos, pero en menor medida y primero, antes que nada, va el hígado.

¿Quizás este instinto de comer azúcar viene entonces por comer el azúcar específico de las frutas? pero como siempre, lo terminamos jodiendo como todo lo que tocamos, creando industrias enteras para engancharnos. ▲▼

Más absorción de minerales

¿Sabéis cómo siempre me cago en los vegetales porque tienen antinutrientes que secuestran nuestro minerales?

La fructosa no hace esto, de lo contrario estaríamos teniendo una conversación muy distinta… pero no es que simplemente «no haga eso», sino que en sinergía con la carne es la h0stia.

En vez de secuestrarnos los minerales, como hacen las verduras, lo que haría la fruta sería incluso ayudar a la retención de algunos minerales como por ejemplo el magnesio.

Por ejemplo, un potencial problema si comiéramos sólo carne roja durante largos periodos de tiempo es la acumulación de fósforo que nos puede llevar a inflamación y hasta suprimir la activación de la vitamina D.

Pues casualmente la fructosa protege contra este exceso y hasta ayuda a reducir los niveles de fósforo.

Todo lo que sea sinergía ancestral, bandera verde. Otro pista más del poder de fruta (o quizás cierta fruta) con la carne.▲

No hay antojos

Me he dado cuenta demás, que tengo muchos menos antojos que cuando sólo comía carne. Que tenía montones de ganas de que llegara el finde para hacer la carga de hidratos.

Y claro, como buen humano de mente débil terminé sucumbiendo a los placeres de los carbohidratos trampeando algo más de lo que tendría que haber hecho.

Incorporando la fruta, a modo práctico parece que estos antojos son mucho menores que antes. Y yo que pensaba que la única manera de eliminar por completo los antojos de azúcar, era eliminando por completo los antojos de azúcar.

Pero si existen, si están allí será por algo.

Fuente de fibra

A nivel práctico también hay una ventaja principal en la incorporación de fruta a la dieta carnívora. La fibra. ▼

Claro que había podido ir al baño con cierta regularidad comiendo solo carne porque, aunque algunos días es verdad que tenía que apretar, al incorporar más grasa y asegurándome que incorporaba minerales como el magnesio me ayudó a «ir».

Pero no iba al baño cada día. De hecho… nunca en mi vida he ido al baño de forma diaria. Menos cuando era vegano que iba más de una vez y eso no tenía buena pinta.

La única vez que he podido ir al baño a la misma hora, con regularidad y con deposiciones (mi3rda) dignas de colgarlas en la pared de casa mi suegra ha sido… cuando he empezado a incorporar fruta en mi dieta a base de carne.

La respuesta es clara: la fibra.

Le tengo un amor-odio a la fibra, y si algún día os habéis despreocupado de ella (como hacía mi ex conmigo) y habéis terminado comiendo un montón, se os habrá hecho un tapón en el culo.

La fibra es contraproducente.

Ahora bien, no puedo evitar hablar de mis queridas deposiciones. La caca ninja, las haces ninja, los excrementos ninja. Lo siento, pero es inevitable.

Repito la única vez en toda mi vida que he ido de forma regular al baño, a la misma hora (nada más levantarme) con unas deposiciones bonitas sin necesidad de limpiarme ha sido… ahora. Combinando carne con fruta.

Toda mi vida había ido cada x2 días o algo por el estilo, y en la carnívora quizás cada 3, pero con deposiciones pequeñas y bonitas. Sin necesidad de limpiarme.

Bien, ahora resulta que tampoco, pero voy de forma más regular.

Yeah, yeah, hablemos de mi mi3rda.

Había argumentado que en una dieta de solo carne, hay más absorción de los nutrientes y por lo tanto no se hace necesario ir tanto. Tiene sentido si es lo único que comes, pero con la fruta todo va como un calendario militar. No falla nada. ▲

Suena más sano

Como último beneficio no voy a deciros nada científico, sino social, y es el hecho de que si incluimos fruta, la gente se tomará más en serio una dieta carnívora.

Si incluimos fruta, hay menos shock cultural. Es distinto decir «sólo como carne» que decir «sólo como carne y fruta».

Muchas personas siguen «erre que erre» con querer ver colores en su plato. Como si los colores tuvieran algo que ver con la densidad nutricional de los alimentos o algo… si este fuera el caso, sería tan fácil como comerte unos rotuladores o plastidecors.

Estoy seguro que decir que sólo como carne y fruta será menos shock, y que habrá muchas más personas dispuestas a probar como se sienten comiendo como lo hacían nuestros ancestros. ▼

Dieta de carne y fruta

Después de meses sólo comiendo carne, o bueno, productos animales (porque he comido huevos y quesos de fermentación larga), ahora, oficialmente… estoy comiendo una dieta carnívora con fruta.

Y cada vez estoy más convencido de esta sinergía, no sólo por todo lo que hemos visto, sino porque como interactúa nuestro cuerpo con ambos: la carne y la fruta.

Pensad en el hecho de que tengamos tanto desarrollado el sabor de la sal. Un mineral por el que algunos mamíferos caminan quilómetros y quilómetros simplemente para poder lamer rocas con un poquito de sal.

¿Que tiene que ver la fruta con esto? pues que la fruta es rica en agua y baja en sodio. Un nutriente que necesitamos. Esto significa que si comiéramos montones de fruta, tendríamos que ir a buscar sal y sobrecompensar.

En cambio, la la carne es más rica en sodio pero baja en agua.

Es como si se complementaran, aunque tampoco significa que tenga que ser un fifty-fifty. Por cada plataco que me meto de carne, me lleno un bol de fruta durante el mediodía. ¿Por qué no por la noche? ▲ ▼

¿Comer fruta por la noche?

Comer fruta de noche no engorda, pero sí que he visto menos calidad del sueño.

Aún no lo he podido atribuir a nada específico, pero tendría lógica que en un contexto natural la fructosa durante la noche no tiene sentido. ¿Por qué? pues porque los cazadores no recolectarían fruta por la noche.

Salir de la cueva a buscar árboles frutales cuando no hay luz sería un suicido por el ancestro en cuestión. Allí es cuando habría más posibilidades que nunca de que le atacara un animal salvaje además de que cuando no hay luz solar, como hacen el resto de animales en su estado más salvaje, estas tribus estarían ya durmiendo.

¿Cuándo es mejor tomar fruta?

Tiene sentido entonces que nuestro cuerpo reaccione distinto a cuando comemos fruta durante el medio día que por la noche.

Si tiramos un poco más en la ciencia, no nos olvidemos que el timing siempre ha importado en la nutrición y la longevidad. Los momentos cuando comemos son tan importantes que lo que comemos. ▲

¿Comer fruta en ayunas?

En esta línea sabéis lo fan que soy de trabajar en ayunas, con un café negro. Que sí, me beneficiaría dejar el café, pero la cafeína ahora mismo me tiene enganchado… aunque he podido reducir mucho la ingesta.

El caso es que de buena mañana antes de comer, estoy super avispado de mente, y he empezado a incorporar una sola pieza de fruta con una cucharada de miel en ayunas para romperlo a ver que tal me sienta.

Me ha sorprendido ver que sigo con las mismas habilidades mentales. Que no me lleno de niebla mental como cuando como otra cosa. Tengo que investigar más del tema. ▼

¿Cuál es la mejor fruta?

En cuanto al mejor tipo de fruta que podemos comer, muchas han sido modificadas genéticamente desde que inventamos la agricultura, o sea que son muy distintas.

De todas formas yo me centro en frutas de temporada según la área geográfica de mi pasado.

En mi caso se de donde eran mis antepasados de 800 años atrás, y aunque esto en un contexto histórico es «nada», teóricamente si una tribu se encontraba en un lugar donde tenían de todo: agua, comida y cuevas, pues pocos motivos tendrían para moverse, a menos que agotaran los recursos.

frutas cítricas ancestrales

Esto ya es una hipótesis mía, pero tiene sentido: fruta de temporada lo más cerca del pasado ancestral. Por ejemplo en el libro de «arqueología e historia de los cítricos en el Mediterráneo» he podido ver como la mandarina o pomelo son más ancestrales que la naranja o el limón moderno. Aunque lógicamente también habrán sufrido sus cambios.

Aunque no podamos ceñirnos o saber al 100% las frutas que había hace años, no quiere decir que no podamos hacerlo un poquito mejor. ▲

¿Qué fruta es buena para la anemia?

Ninguna. La fruta no contiene hierro. La única manera de obtener hierro biodisponible para el cuerpo (hierro hemo) es ingiriendo productos de origen animal.

Especialmente la carne de pasto. Cuanto más «vivo» sea el color rosado de la carne, más hierro tendrá.

Únete a otros carnistas ninja

¿Te apasiona la salud ancestral pero también la mejora personal?
Somos unos multipotenciales. Aprendices de todo… Maestros de nada.
Únete a otros «ninjas de la vida» que practican el carnismo.

Únete a la comunidad

  • Comunidad: hablamos de carne, salud, fitness y mucho más.
  • Podcast premium: escucha episodios sólo para miembros.
  • Boletín privado: recibirás correos exclusivos.
pau ninja sketch

Pau Ninja

Algo no iba bien después de 6 años gravitando entre dietas veganas y vegetarianas calculadas al milímetro. Mi barriga de preñado parecía que iba a reventar y tenía niebla mental a todas horas. Cinco semanas de sólo comer carne fue todo lo que necesité.

Escucha mi podcast