Saltar al contenido
>

El microondas es malo
Por qué es (tan) perjudicial para tu salud

Deja de usar tu maldito microondas.

Voy a ir un paso más lejos.

No sólo lo dejes de usar, pero despréndete de él. Utiliza el espacio que ocupa para poner el corazón que tu ex te hizo pedazo.

Hace mucho tiempo que no utilizo el mío (ni microondas ni corazón) y me alegra de haber tenido espacio extra para mis sartenes saludables. Aunque te pueda sonar a teoría conspiranoica de buenas a primeras porque siempre nos han dicho que el microondas no es peligroso, te lo vas a replantear cuando terminemos de hablar hoy.

El problema se remonta precisamente en las ondas, en la frecuencia, en la radiación EMF que desprende el microondas.

Nos dicen que la exposición a algunas frecuencias no son dañinas y otras sí. Que supuestamente las tenemos todas bajo control.

Si de algún modo insinúas que la frecuencias (supuestamente) no dañinas pueden ser malas, te van a tachar de conspiranoico. Del rollo que necesitas meterte un embudo de aluminio en la cabeza para que puedan reconocer tu locura por la calle.

meme microondas

O sea que sólo el ataque a ciertas frecuencias será etiquetado como «conspiración» cuando en verdad ya tenemos estudios recientes que han mirado más de cerca a los posibles efectos de la exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia en el sistema nervioso central.

Por esto, antes que decidir si queremos meter la sopa dentro del microondas y quedarnos embobados delante de la puerta, tenemos que entender el trasfondo.

Abordar la «crisis» que nuestra sociedad está viviendo con las frecuencias electromagnéticas. Un tipo de radiaciones que nos han dejado de preocupar porque pensamos que ya hay un organismo que se preocupa de que los números sean los adecuados para nuestro cuerpo y mente.

Radiaciones ionizantes

Entonces, ¿hacemos bien de sólo preocuparnos de las radiaciones ionizantes?

Las ionizantes son las que sí consideramos peligrosas. Es cuando la radiación magnética lleva suficiente energía para remover un electrón de un átomo o molécula. Se caliente físicamente provocando cambios en el ADN o las células al instante.

Pero sudar de las otras radiaciones que no nos afectan si nos exponemos a ellas a corto plazo, es como decir que fumar no te causa daño para la salud porque no estás tosiendo en ese preciso instante.

Vamos a ponerlo en perspectiva con algunos países que se van a los dos extremos. Permitir mucha EMF o permitir poca.

Radiaciones EMF

Por ejemplo en Estados Unidos el límite de radiaciones que tienen actualmente fue establecido en 1953 por Hermann Schwan quien más tarde afirmó que había cambiado de opinión.

Schwan se retractó diciendo que el límite preestablecido era inadecuado por los efectos no relacionados con el calor de las radiaciones EMF.

Las EMF son las radiaciones que causa la electricidad. O sea que quien produce EMF son líneas e instalaciones eléctricas, equipos y todo el material electrónico que tenemos.

Vamos. Que estamos rodeados de EMF y hay un «sudapollismo» de estas radiaciones porque nos dicen que no tienen impacto para la salud. Hasta el punto que EEUU sudó de hace pruebas de las EMF en la atmósfera hasta 1979.

radiaciones ionizantes

Pero, ¿entonces qué? ¿afecta o no?

Limites de radiación electromagnética

Los límites que tenemos establecidos en España es según lo que dicta la Unión Europea. La propia web del gobierno español reconoce que las exposiciones diarias a las EMF no han sido medidas en la mayoría de trabajos.

De media, estamos expuestos a 1.5 (medidos en la unidad de miligauss). Y sé que ahora mismo os digo «1,5» y nos tenemos ni idea de que es porque no tenemos ninguna referencia. Pero para evitar que nos suene a chino, justamente vamos a hacer referencia a este país para que lo veáis en perspectiva.

Estados Unidos tiene un límite de exposición de 10. Y diréis… «ah vale Pau. Ves. Nuestro limite es mucho más bajo». El caso es que China, Rusia y Suiza tienen un límite de 0,1.

¿Se pasan estos países de cautelosos? ¿o somos nosotros que estamos demasiado expuestos?

No os lo perdáis porque los rusos hasta prohibieron los hornos-microondas porque encontraron varios peligros que provocaron sus radiaciones y esto fue hace 50 años.

efecto radiación

¿Que encontraron? pues trastorno carcinogénico y daño celular en el sistema digestivo humano después de poner alimentos en los microondas.

Lo que pasa es que esta prohibición de levantó durante la llamada «perestroika» que traduciremos como «la estructuración», cuando Rusia se empezó a modernizar.

Radiaciones indirectamente ionizantes

Aunque se modernizó, parece que en la carpetita de experimentos pusieron las radiaciones EMF como arma, porque desde los años 50 hasta los 80, los rusos «atacaron» la embajada estadounidense con radiaciones EMF no ionizantes…

Y diréis, vaya tontería si nuestro gobierno ya nos ha dicho que no hay problema con las EMF, ¿no?

Sí. Nos han dicho que no suponen un problema. Que no suponen un problema al corto plazo.

Estados Unidos estaba de acuerdo, por lo que les parecía una tontería ser «atacados» de esta manera porque para sus estándares esas radiaciones eran 500 menos que las recomendadas, pero para los soviéticos era el doble de lo que ellos permitían y que consideraban ya malo para la salud.

Los soviéticos dispararon la embajada con 2,5 a 4 gigahercio (GHz) durante unas 40 horas a la semana.

¿Y qué sucedió? ¿quien tenía razón entonces?

Podéis tachar de casualidad lo que pasó, pero el Dr. Paul Dart no creyó que fuera ninguna casualidad en absoluto. Notó que el personal de la embajada de EEUU tuvo un aumento estadístico muy significativo de:

  • Depresión
  • Irritabilidad
  • Problemas de concentración
  • Pérdida de memoria
  • Problemas de escucha, piel y vasculares

Vio además una relación directa con el personal de la embajada. Como más tiempo trabajaba allí, más se amplificaban estos problemas.

Radiaciones del móvil

Pero aún así nos preocupamos sólo del corto plazo, si no como explicáis la conferencia organizada en 2003 por la Organización Mundial de la Salud con 120 científicos de 17 países.

Ahí se llegó a la conclusión que ni los niños ni las embarazadas debería usar teléfonos móviles.

¿Que te llaman o vas a llamar? entonces la duración tiene que ser de máximo 3 minutos, no sólo esto sino que además tendríamos que poner el teléfono con el altavoz y sacarlo de nuestra cara.

Pero esto no deja de ser una recomendación, porque si no hay efectos nocivos en el muy corto plazo, pues la venta de estos productos primará mucho más que el gasto en sanidad que pueda venir después.

Recordemos que en EEUU la sanidad no es pública. Es privada y cuesta un riñón y medio.

Radiación del microondas

Pero si incluso la recomendación (que debería una prohibición) es con los smartphones (cada vez más potentes, por cierto), tenemos que tener en cuenta que las radiaciones del microondas son mucho más potentes que las de nuestros teléfonos.

Detrás del teclado numérico donde pones un minutito a calentar tu sopita, hay un magnetrón. Un dispositivo que nos transforma la electricidad en energía electromagnética en unas mini-ondas, o bueno microondas. De aquí viene el nombre.

microondas abierto

De ahí se mandan las ondas en el compartimientos para «calentar» la comida. Que bueno, calienta, no cocina (como alguna ex que tuve).

Estas ondas de radio van botando dentro, haciendo vibrar las moléculas de una forma muy violenta dentro de la propia comida y por esto se calienta.

Como más ondas de radio la comida pueda absorber, más rápido vibran las moléculas y más rápido se calentará la comida.

¿Y dónde está el peligro si quiero mi comida caliente? bueno el caso es que no sólo estamos exponiendo la comida a enormes cantidades de radiaciones EMF. También nos estamos exponiendo nosotros.

microondas con sangre
Porque no. No hace falta estar dentro del microondas como algunas series de mafias y asesinos que matan así.

Creedme que como en estas series, nos están matando, aunque de una manera mucho más lenta. Exponiéndonos a radiaciones EMF miles y miles de veces más altas que nuestro móvil.

Detector radiaciones EMF

Y vais a flipar porque incluso cuando no tenemos encendido el microondas, hay una cantidad de EMF que se puede detectar con el aparato detector.

Si os compráis un detector y lo pasáis por distintas áreas del microondas cuando está apagado, veréis que os da señales de «niveles moderados» de EMF.

Ahora poned a calentar vuestra comida y vais a flipar lo alto que va.

Sólo un recordatorio que la tapa, la puerta del microondas que nos permite ver la sopa calentándose, no hace nada para protegernos. Para contener las radiaciones.

No importa lo nuevo o viejo que sea tu modelo. No hace nada.

Ya podéis recordar esas veces que habéis metido algo de queso con la tostada para que se fundiera en el microondas (o lo que sea), lo habéis puesto a 30 segundos y os habéis esperado justo delante. Casi como si esperarais poneros morenos con la radiación.

De lo peor que podemos hacer para nuestras células y ADN.

Unos daños que no vamos a ver directamente, pero que aunque pudiéramos seguro que no lo veríamos porque hay un estudio que vincula el uso de microondas con la aparición de cataratas.

El científico suizo Hertel también descubrió y comparó los efectos de consumir vegetales que habían sido calentados en el microondas VS con los que se habían hecho al vapor.

  • Creación de tendencias anémicas
  • Bajada de los glóbulos blancos
  • Incremento de estrés

Y como no podría ser de otro modo, no sólo los adultos nos exponemos a estos a diario, también a los niños. Que entonces aún es peor.

Microondas para niños

Los investigadores de Pediatrics miraron lo que sucedía calentando la leche materna en el microondas.

  • Reduce la actividad de la lisozima
  • Reduce anticuerpos más importantes
  • Promueve bacterias potencialmente peligrosas

Fijaros que la leche materna perdió un 96% de todos los anticuerpos de inmunoglobulina A, que luchan contra los microbios invasores.

Nutrientes cocinando con microondas

Sabemos que calentar la comida en general (ya no sólo en el microondas) nos depleta de ciertas vitaminas y enzimas. Acostumbran a ser las agua-solubles y en menos medida las vitaminas más importantes para nuestro cuerpo: las liposolubles.

Pero cocinar en un microondas provoca más pérdida de agua por lo que vamos a perder un 20% más de este tipo de vitaminas: las de la familia B y C, en comparación a si cocinamos por ejemplo en el horno.

Esta debería ser la menor de nuestras preocupaciones cuando estamos masacrando todo nuestro sistema con estas radiaciones EMF.

No sé si os fijáis pero de algunas manera nuestros médicos cada vez se encuentran con más problemas de salud que no pueden asociar a nada en concreto.

Estudios y observaciones empíricas relacionan claramente «interacciones» (para llamarlas así) entre pacientes y radiaciones EMF.

Y lógicamente como es algo que no podemos ver, pues le prestamos menos importancia. Es distintos que considerar lo que comemos, lo que nos metemos en el cuerpo porque hay una relación que parece mucho más directa.

Cada década que pasa estamos metiendo más y más tecnología sin cable. Tecnología inalámbrica y con más potencia hasta el punto que todos llevamos un superordenador en nuestro bolsillo.

Lo irónico es que hemos multiplicado exponencialmente la inclusión de esta tecnología en nuestras vidas sin ni siquiera considerar, examinar, analizar el impacto que tiene en la radiación que cada vez es de mayor potencia y está presente en cada esquina.

Síntomas de radiación en microondas

  • Dolores de cabeza
  • Dificultad para concentrarnos
  • Problemas para dormir
  • Depresión
  • Falta de energía
  • Fatiga
  • Y síntomas similares a los de la gripe

La evidencia cada vez crece más. Evidencia que hace referencia a la exposición de estas ondas y el impacto importante en la capacidad de regulación oxidativa y nitrosativa de los que son afectados.

Lo que esto significa es que cada individuo es susceptible a distintas frecuencias.

O sea que depende del tipo de atmósfera, de ambiente con el que te rodees.

Por ejemplo comparando una persona que sólo durante un rato al día está expuesta a mucha emisiones VS otra que está expuesta todo el día pero con poca potencia.

Y esto considerando la capacidad antioxidante natural de cada uno de nosotros, que es distinta y por eso a algunos les afectará más y otros menos. Por el mismo motivo que algunos les va tan bien no comer verduras y frutas con otros que les afecta menos, porque algunos cuerpos están más capacitados para lidiar con la miiierdaka.

O mejor dicho, algunos se resentirán menos que otros por como repara su cuerpo, pero malo es para todos.

Uno tendrá insomnio, el otro tendrá jaquecas constantes, y al otro no le afectará nada.

La solución: deshazte de tu microondas

Hay dos motivos principales por los que nunca veremos el telediario nuevas medidas intensivas en contra de la radiación constante a la que ya estamos expuestos.

  • Responsabilidad
  • Infraestructura

El escritor Upton Sinclair tiene una frase famosa que nos puede ir como anillo al dedo en esta ocasión:

«Es difícil conseguir que un hombre entienda algo cuando su salario depende de no entenderlo».

  • spotify
  • youtube

Únete a otros carnistas ninja

¿Te apasiona la salud ancestral pero también la mejora personal?
Somos unos multipotenciales. Aprendices de todo… Maestros de nada.
Únete a otros «ninjas de la vida» que practican el carnismo.

Únete a la comunidad

  • Comunidad: hablamos de carne, salud, fitness y mucho más.
  • Podcast premium: escucha episodios sólo para miembros.
  • Boletín privado: recibirás correos exclusivos.
pau ninja sketch

Pau Ninja

Algo no iba bien después de 6 años gravitando entre dietas veganas y vegetarianas calculadas al milímetro. Mi barriga de preñado parecía que iba a reventar y tenía niebla mental a todas horas. Cinco semanas de sólo comer carne fue todo lo que necesité.

Mi subpodcast sobre salud

Podcast general