Saltar al contenido
>

La falacia de los huevos de gallinas camperas
No tan "felices" como piensas

Echando la vista atrás, durante esos 6 años en los que no comía carne, si pude mantener mi salud fue por la burrada de huevos que comía.

Después me hacía vegano un tiempo, entonces notaba malas consecuencias para la salud (algo empezaba a no funcionar) y me veía forzado a volver a la dieta vegetariana.

Lo que me salvaba en el periodo en el que no comía carne, eran los huevos. O más concretamente, las yemas de los huevos, porque sin exagerar los huevos son el multivitamínico de la naturaleza.

Como era la única proteína y producto de calidad que me estaba metiendo (algo que sabía y notada), me había llegado a comer hasta 12 huevos diarios.

Cuatro por cada comida que hacía.

Hay casos de personas que se comían el doble diariamente, y lo que me jode de estos artículos es que los usuarios siguen comentando las mismas de falacias de siempre.

«Es rarísimo que ese hombre que se comía 25 huevos al día estaba sano… a pesar de todo el colesterol que tienen los huevos».

Ya hemos desmentido la gran mentira del colesterol (#270) y cómo el LDL sigue siendo tan bueno como necesario para la vida humana.

De todas formas la fuente que vayamos a consumir de colesterol será igual de importante, porque nos puede afectar en muchos otros marcadores.

Por ejemplo, de esos 12 huevos que comía más los montones de fruta y verdura (que ya no como), se tradujo en una inflamación del intestino de caballo.

cómic longevidad

No sólo parecía un globo, sino un globo preñado.

Las claras de los huevos están repletas de antinutrientes como las lectinas, precisamente para proteger a la yema que tendría que ser un pollito.

La horrenda cantidad de huevos que me metía era uno de los problemas por estas lectinas, pero también por el montón de frutos secos con una lista de antinutreintes aún más grande.

Pero como mi ex no dejaba de repetirme, no todos los huevos son iguales. Y hoy tenemos que indagar un poco más en el etiquetado de el multivitamínico más natural.

Los huevos son sanos

Los huevos son accesibles para todo Dios y la mayoría los tenemos incorporados en nuestras dietas porque joer, son una fuente increíble de nutrientes.

Los huevos son como el multivitaminico de la naturaleza.

Desafortunadamente su densidad nutricional depende directamente de lo que se alimentó la gallina, así ya podéis imaginar por dónde irá esto.

Si una docena de huevos te cuesta 4€, otra te cuesta 1,5€ y vas justo de presupuesto, tirarás por los baratos, claro. Sólo que sepas que aunque esos huevos parezcan iguales y técnicamente sean el mismo producto… no lo son. En absoluto.

Es parecido a lo que sucede con la carne de pasto. Vemos una variación de 3 a 10 veces en ciertas vitaminas y ácidos grasos. Esto significa que muchas dietas incorporan el huevo como alimento que podría ser sano, pero al comprarlo de mala calidad se están disparando en el pie.

Si sabemos comprar huevos de gallina que valen la pena, claro que estamos pagando 3 veces más por esa docena de huevos, pero estamos obteniendo mucho más que 3 veces de calidad a nivel vitamínico.

O sea que pagando esos 4€ por la docena incluso te está saliendo barato en cuanto a densidad nutricional.

Te sale caro si lo único que buscas es quedarte «físicamente lleno», que ya sabemos que no es lo mismo que estar saciado (hormonal), como vimos en el arte de sólo comer 1 vez al día (#214).

Si lo único que quieres es llenarte la barriga, entonces cómprate una bolsa de patatas.

Clasificación de los huevos de gallina

Desde que en 2004 la Unión Europea empezó a meter mano, gracias a Zeus ahora es más fácil distinguir como se tratan las gallinas tanto por el espacio en el que están como por lo que se alimentan.

Lo que la mayoría ya sabes es que cuando abrimos el cartón de huevos, cada uno está sellado con una numeración. El primer número es el que todos nos fijamos y el discutiblemente más importante, aunque hay mucho más allá.

  • 3: gallinas enjauladas. Una aberración, por esto ha habido muchas críticas y empresas como Mercadona que para 2023 o fechas específicas han anunciado que ya no vender huevos del número 3. La EU ha ampliado el mínimo requerido por jaula aunque sigue siendo de menos de 1m2 y uno no entiende porque no lo erradican del todo.
  • 2: gallinas en el suelo pero con poco espacio. Nueve gallinas por metro cuadrado.
  • 1: gallinas camperas con acceso al exterior con un mínimo de 4 metros cuadrados por gallina. En este número no se controla lo que comen.
  • 0: gallinas camperas (como el nº 1) pero además en ese acceso al exterior se utiliza como pastos cultivados para las aves de corral, y el alimento restante debe venir de producción orgánica.

Claro que el número cero es el que suena mejor de todos… pero hay algunas matices que tendremos que considerar, porque aunque compremos huevos de número cero en el super, fijaros en algo.

Ha habido varios casos de falsificación del código, porque claro no hay un tío controlando cada granjero industrial las 24 horas del día los 7 días de la semana.

Por ejemplo un «truqui» que se ha visto, es que estos productores distintos establos en una sola granja. Algunos se producen gallinas enjauladas y otros orgánicos. Pero… sin que nadie se dé cuenta, mueven los huevos de las enjauladas a los orgánicos y así pueden poner un precio mucho más alto.

Sucede más de lo que pensamos hasta el punto que el fiscal alemán acusó a 150 granjeros en un solo año por haber hecho esta argucia.

Pero no sólo estamos a la merced de creer ciegamente en el granjero industrial, también en el estándar orgánico. En ese certificado.

Por ejemplo existen estándares de agricultura orgánica que son mucho más altos como Demeter o Bioland. Pero claro, no se expresa el tipo de certificado del pienso que se le da a las gallinas en el código del huevo.

Un código que tampoco refleja las condiciones de crianza.

Muchos hemos escuchado que se le cortan los picos a las gallinas o que hay una matanza masificada de los machos porque no van a producir huevos. O sea que lo que suena ético no es tan ético, pero si os suena «al menos» sano, resulta que tampoco es tan sano. Que es en lo que me quiero centrar hoy.

Tipos de huevos de gallina

Hasta hace poco los productos derivados del pollo, incluyendo los huevos, estaban entre los productos de origen animal peor etiquetados del mercado.

A menos que compremos la comida directamente a una granja y sepamos cómo se han criado los animales, realmente no sabemos lo que estamos comprando. Y esto teniendo en cuenta que en Europa desde el 2004 se etiquetan algo mejor, pero aún así no deja de ser algo ambiguo.

En algunos paquetes, a parte de la numeración que hay en el huevo, también se permiten el lujo de poner expresiones en el cartón rollo: “orgánico”, “sin antibióticos ni hormonas”, “alimentados con vegetales”, etc.

Todos estos conceptos suenan muy bonitos pero a su vez no significan nada.

tipos de huevos mercadona

Que un pollo sea orgánico sólo quiere decir que ha sido alimentado con piensos certificados de esta manera. Imagínate que te vendo Opio y te digo que tiene un certificado 100% orgánico. Eso no hace que de pronto esta droga sea 100% buena para tu salud.

Nos digan que a la gallina se le ha dado sólo pienso orgánico. Vale. Esto no significa que se haya criado siguiendo su dieta natural. Y mucho menos significa que la calidad de la carne o los huevos tenga que ser superior.

Claro que si se alimenta a las gallinas de una dieta que no es la suya de buenas a primeras, será mejor que sea una dieta orgánica para eliminar, o más bien, minimizar el factor pesticidas y tóxicos de su comida por ejemplo, pero esto no quiere decir que tenga que ser bueno o correcto.

Entonces… si no nos podemos fiar del etiquetado porque es muy ambiguo. ¿Cómo compramos los mejores huevos de gallinas realmente camperas y nutritivas? Bueno hay que saber identificar:

  • La coloración
  • El sabor
  • La raza de las gallinas
  • Y algún que otro factor

Por razones obvias no nos pondremos a hacer un análisis exhaustivo de cada maldito huevo, pero si acostumbramos a comprar en la misma área y tenemos un estilo de vida con cierta rutina, puede valer la pena dedicar unos días a llamar, visitar y preguntar granjeros y carniceros.

Huevos de gallinas camperas

El primer tipo de huevo que la gente tiende a lanzarse a comprar pensando que está haciendo lo correcto son estos huevos de número cero sin haber tenido en cuenta todos estos aspectos independientes del etiquetada.

El principal criterio para que las consideremos camperas (free-range) es básicamente darles acceso a un espacio abierto.

Pero claro, cuando salió la ley en 2004 no significaba que las gallinas tuvieran que estar deambulando por el campo mientras comían alimentos totalmente naturales. A nivel práctico podía ser una granja enorme de gallinas con una puerta abierta que diera acceso a un espacio abierto.

espacio gallina campera
Foto: representación de lo que representan 4m2 para una gallina. No está mal.

Desde la actualización de la ley de etiquetado de huevos en 2008, se actualizaron algunos estándares de marketing y ahora se requiere que a parte de 4m2, el espacio abierto esté mayoritariamente cubierto de vegetación y no se use para otro propósito que no sea el de que el animal pueda deambular por ahí.

Tenemos que hacer un pequeño aplauso para Europa que ha hecho bien trabajo en este aspecto para moldear la ley en comparación con Estados Unidos, por ejemplo. Que lo tienen todo patas arriba.

Para mí, los cartones de «huevos gallinas camperas» tienen algo más de sentido a nivel ético porque como mínimo sabes que no estás comprando gallinas enjauladas, que por desgracia a día de hoy siguen vendiéndose como pollo o huevos.

Digamos que en las camperas hay un poco más de ética pero no quiere decir que estemos comprando unos huevos ni éticos ni de calidad para nuestra salud, que es lo que queremos.

A nivel ético es algo mejor pero vamos a centrarnos en la calidad de los huevazos, porque esto es lo chungo y también se hacen prácticas poco cuestionables.

Huevos de gallinas sin antibióticos

Fijaros que el 73% de antibióticos de todo el mundo se usan en la ganadería.

No en humanos, sino en animales para el consumo humano.

Hasta ahora en los cartones de gallina nos podían poner «sin antibióticos» o «sin hormonas», ¿y que nos pasaba por la cabeza a nosotros como consumidores? «ah vale, no les han dado antibióticos».

La realidad es que mientras estas hormonas no estuvieran presentes en el momento del sacrificio o de la carne en el caso de que se analizara en un laboratorio ya «no nos estarían mintiendo».

meme gallina antibióticos

Sería una de estas medias verdades que para mí es una mentira igual. O peor, porque me la intentan colar y me tratan de tonto.

Por suerte para nosotros, viviendo en Europa lo tenemos mejor que por ejemplo en Estados Unidos. Hace unos años la Unión Europea sacaba una ley más fuerte para prevenir estrictamente el uso de antibióticos generalizado en las granjas aunque esta ley no entra a ser efectiva hasta dentro de un tiempo.

Hoy en día durante el proceso de cría se le siguen dando antibióticos aunque esté limitada por cantidad, pero a partir de 2022 entre la nueva legislación de la EU en la que se prohiben todas las formas de uso rutinario de antibióticos en la agricultura. Incluyendo tratamientos grupales preventivos en animales.

Está genial para sacarnos un problema menos, pero se hace raro ver algunas otras prácticas que se hace con fines de marqueting.

Huevos de gallinas con dieta vegetariana

Una aberración que no se ve mucho pero yo si he llegado a ver, es la de los huevos de gallina que son las que son alimentadas de forma vegetariana y así lo pueden poner en el paquete.

Es una maldita aberración porque al igual que el ser humano, la gallina no es vegetariana. De hecho es todo lo contrario.

Se alimentan de insectos y otras fuentes de proteína de origen animal. Los podemos etiquetar de omnívoros pero el mayor porcentaje de su dieta es carnívora… como son las cosas.

gallina comiendo gusano
No porque sean caníbales, sino porque comen montones de insectos y gusanos que habría por la naturaleza.

Aquí las empresa que venden estos cartones y los anuncian como tal se están aprovechando el tirón de la industria vegetariana y vegana, y también del prestigio de los animales alimentados con pasto.

Mientras que una vaca sí es herbívora, los pollos comen absolutamente de todo.

Aquellos cartones que veamos con estas afirmaciones, podemos esperar que las gallinas que han puesto esos huevos estarán alimentadas a base de maíz, soja y suplementos de minerales.

Nada que ver con lo que comen las gallinas y esto se traduce en su carne y huevos con enormes contenidos de Omega-6.

Pensad que consumir maíz y soja en cantidades increíblemente grandes modifica el perfil de los ácidos grasos de estas gallinas, lo que después nos afecta a nosotros como consumidores indirectos.

Es lo mismos que también nos pasa a los humanos o a cualquier otro animal que no consume su dieta natural.

Cuando comemos productos con grasas, aceites y extractos derivados del maíz y de la soja, también se modifica la grasa almacenada en nuestros cuerpos.

Cuando las gallinas se alimentan de esta manera y luego nos las comemos (o a sus huevos), al final también se acaba modificando el perfil de las grasas que almacenamos.

Las gallinas pueden comer restos de una comida humana, o se les puede dar pienso intentando replicar la dieta que tendrían en un entorno más natural. Y sí, claro que podrían comer algo de maíz y soja, lo que no tiene nada de malo de por sí. El problema es cuando la gallina come en su mayoría un porcentaje enorme de sus calorías de todas estas cacas.

Comprar huevos de gallinas en libertad

Con todas estas estrategias de márqueting despectiva comprar unos huevos de gallinas de calidad de verdad difícil.

Lo mismo pasa con la mayor parte de carne animal aunque es verdad que comprar ternera de pasto es mucho más fácil.

Existe esta dificultad especialmente con las gallinas y los cerdos porque (por su dieta omnívora natural), alimentarlos es mucho más caro y porque una «dieta omnívora» da muchas interpretaciones y es un cajón de sasstre para los que sólo piensan en beneficiarse económicamente.

El consumidor medio está pagando un precio totalmente injustificado por carne de pollo y huevos llamados «camperos» o de «gallinas libres» pero que en verdad dista mucho de la máxima calidad posible.

Al otro lado de la moneda si somos capaces de encontrar una granja y nos gastamos la misma cantidad de dinero (o tal vez un poco más) podremos encontrar huevos que realmente valgan lo que cuestan.

Qué huevos comprar

En general los huevos de gallina que son realmente ecológicos suelen ser algo más pequeños que los que podremos encontrar en el supermercado.

Algunas veces si que tienen unas dietas con un poquito de grano orgánico, pero también es posible conseguir pollos alimentados exclusivamente de manera natural sin suplementos de ningún tipo.

Esperad dejaros más pasta pero para mí vale la pena.

La peña se deja el sueldo en multivitaminicos que su cuerpo terminan no absorbiendo. En cambio con unos huevos de calidad, tienes el multivitaminico de la naturaleza por mucho menos y más biodisponibles.

¿Cómo sabemos a simple vista cuáles comprar? lo que recomendaría es comprar los huevos que tengamos accesibles tanto de granja como supermercado publicitados como «huevos de gallinas felices» y compararlos analizando su color y sabor.

Sabor del huevo

Si probamos los huevos camperos notaremos que tienen un sabor mucho más complejo.

Y no sólo esto, quien notará más la calidad son los que tienen algún tipo de intolerancia alimentaria a los huevos. Aunque lógicamente serán reticentes a probarlos así que no los podemos usar como cobayas que después nos encasquetan la muerte o el viaje al hospital a nosotros.

Aquellos que son intolerantes a la lactosa acostumbran a tener una reacción muy diferente si beben leche acabada de sacar de la vaca que la que hay en los cartones de leche del supermercado. Lo mismo con los huevos de calidad.

Que se lo digan a mi ex.

Color de la yema del huevo

Pero claro el sabor es algo ambiguo así que yo me centro mucho en el color de la yema.

Tiene gracia pero ocurre con todos los productos frescos de origen animal: como más oscuro sea el color, más calidad.

Si os fijáis, especialmente con los huevos de gallinas enjauladas del supermercado, el color de la yema es muy claro. Es amarillo, cuando en verdad no tendría que ser así.

Los que podemos encontrar en una granja, tienen un color naranja intenso. Muy vibrante, casi rojizo.

comparación yema huevo

¿A qué se debe? exacto. A la alimentación de las gallinas que influye directamente en los nutrientes que se pueden encontrar en los huevos que ponen.

Cómo comer los mejores huevos

Los huevos más sanos serán los que vengan de gallinas que sí, sean «camperas» (si tenemos que ponerles una etiqueta), pero no serán las típicas camperas que pondrán huevos para los supermercados.

Aprovecha que vives en España para encontrar ese payés que tiene gallinas y huevos de sobre en algún pueblo de su alrededor, o tal vez de algún mercadillo de los fines de semana.

Estará obligado a poner la numeración de los huevos aunque sea un tipo en el mercadillo (no hace muchos años no tenían que hacerlo), busca los de número cero pero no te quedes ahí. Ahora tienes la oportunidad de preguntarle directamente al productor.

¿Qué les das de comer? ¿tienen la oportunidad de comer los gusanos y bichos que hay por la hierba? ¿puedo incluso venir a ver las instalaciones?

O píllate el coche y te vas por las afueras y donde veas un poco de campo vallado con gallinas, llamas a la casa y preguntas.

Parece una tontería o demasiado esfuerzo para unos pequeños huevos, pero si los huevos son el multivitamínico para la naturaleza podría ser que preguntar por esos huevos fuera de las mejores inversiones que estuvieras haciendo para tu salud.

    Únete a otros carnistas ninja

    ¿Te apasiona la salud ancestral pero también la mejora personal?
    Somos unos multipotenciales. Aprendices de todo… Maestros de nada.
    Únete a otros «ninjas de la vida» que practican el carnismo.

    Únete a la comunidad

    • Comunidad: hablamos de carne, salud, fitness y mucho más.
    • Podcast premium: escucha episodios sólo para miembros.
    • Boletín privado: recibirás correos exclusivos.
    pau ninja sketch

    Pau Ninja

    Algo no iba bien después de 6 años gravitando entre dietas veganas y vegetarianas calculadas al milímetro. Mi barriga de preñado parecía que iba a reventar y tenía niebla mental a todas horas. Cinco semanas de sólo comer carne fue todo lo que necesité.

    Mi subpodcast sobre salud

    Podcast general